BLOG

Últimas noticias sobre SECEMU
15
Mar

Los Jardines del Palacio de la Granja, el lugar con mayor diversidad de murciélagos de la Península Ibérica

En el entorno del Palacio Real de La Granja (Segovia), nuestros miembros de SECEMU, Óscar de Paz y Félix González descubren la mayor diversidad de murciélagos descrita en España y probablemente de Europa, con 25 de las 31 especies de quirópteros que se encuentran hasta el momento en la Península Ibérica, más del 80% del total.

Palacio real situado en La Granja de San lldefonso. Sierra de Guadarrama, Segovia.

Entre los años 2009 y 2010, los investigadores de la Universidad de Alcalá y del Museo de Cantabria llevaron a cabo un estudio en los jardines del Palacio en un radio de 20 kilómetros (146 hectáreas de superficie), combinando los tres sistemas de muestreo para la realización de inventarios de murciélagos (estaciones de escucha con detectores de ultrasonidos, inspección de refugios y sesiones de captura con redes de niebla). El equipo identificó 22 de las 31 especies actualmente conocidas en la Península, algunas consideradas raras o especialmente amenazadas (en concreto, ocho de las 12 especies incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas). Posteriormente, en los años 2014 y 2015, ampliaron éste radio de actuación y hallaron tres especies más, registrando así el punto de mayor diversidad de la península. Estos resultados los presentaron como comunicación de póster en las VI Jornadas de SECEMU en Portugal,  destacando el interés del área situada en las faldas del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama por la elevada biodiversidad de este grupo de mamíferos.

Póster de Paz et al., 2016.

De Paz reconoce que esta diversidad podría explicarse probablemente a un conjunto de factores que recoge los alrededores como son: la gran diversidad y complejidad de la vegetación, con árboles de gran antigüedad que favorecen la presencia de especies forestales; la presencia de numerosos puntos de agua constituidos por los diversos estanques como el de El Mar, lugares que suelen utilizar los murciélagos en general como cazaderos y bebederos; y las infraestructuras antiguas del Palacio, como las troneras, que son potenciales refugios para las especies cavernícolas.

Ejemplar de ratonero gris (Myotis escalerai)/Félix González y Óscar de Paz.

Continúan trabajando en la zona, realizando censos periódicos de quirópteros cavernícolas que se ubican en la galería denominada La Bóveda, donde se alberga una de las principales colonias (invernante y reproductora) del murciélago ratonero gris ibérico (Myotis escalerai). Actualmente, y gracias a un convenio entre el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y Patrimonio Nacional, se ha conseguido rehabilitar las entradas de varias troneras para tratar de recolonizar esta galería y lograr los niveles de presencia del siglo pasado, facilitando los accesos de los murciélagos a este refugio.

Desde los años 70, ya existía información sobre el potencial del entorno del Palacio en relación a la biodiversidad de murciélagos. Desgraciadamente, a pesar de este conocimiento, a finales del año 2000 se cerraron los accesos a algunos de los refugios de los murciélagos por el peligro que podían entrañar las troneras que se abrían al exterior. Posteriormente, en el marco de un proyecto europeo del Programa LIFE y gracias al servicio de fauna del MAGRAMA que apoyó la propuesta de realizar actuaciones de conservación concretas en refugios amenazados que estén en terrenos públicos, se pudieron abrir dos de las troneras que daban acceso a La Bóveda, aunque el lugar ya no registró esa gran diversidad específica. Esta acción incidirá en la recuperación de las poblaciones que se albergaban en la década de los setenta del pasado siglo. Aun así, los investigadores consideran necesario continuar con la monitorización de este enclave (como ejemplo de muchos otros), tanto de La Bóveda como del resto de galerías de los jardines, al menos cada dos años, con el fin de determinar la evolución de las poblaciones y detectar a tiempo cualquier inconveniente que diera al traste con estas especies. Los murciélagos son muy sensibles a cualquier tipo de cambio y por ello, en su conjunto pueden considerarse como especies bioindicadoras.

Para consultar la noticia, pincha aquí o ¡descárgatela!

Grupo de murciélagos de cueva (Miniopterus schreibersii)/Félix González y Óscar de Paz.

  • Juan T. Alcalde

    Muy interesante este artículo. La apertura de las troneras fue también a propuesta de SECEMU, ¿no? ¿Es un espacio protegido?Tal vez habría que plantear la conservación de la zona por sus valores biológicos…

    • Elena Tena

      Efectivamente, Juan, gracias por el apunte! La reapertura de las troneras se consiguió gracias al apoyo del servicio de fauna del MAGRAMA que en 2015 consultó actuaciones prioritarias de conservación de refugios que podrían llevarse a cabo en refugios amenazados que estén en terrenos públicos. Ahora mismo lo incluyo en el post, y estoy de acuerdo, habría que hacer algo para la conservación de la zona y sus alrededores, muy cercano también a los Montes de Valsaín y Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.
      Gracias y un abrazo!

Hacer una donación a: SECEMU

¿Que cantidad querrías donar?
5 € 10 € 20 €
¿Quieres hacer donaciones regularmente? Me gustaría donar .
¿Cuantas donaciones quieres hacer en total? (incluyendo esta)
Nombre *
Apellidos *
Correo electrónico *
Teléfono
Dirección
Nota adicional
Loading...